Seguimos Cuidándonos

Urteberrion!!

Me alegra informaros que a lo largo de todo este 2017 donaré un porcentaje de cada sesión de Fisioterapia a la Asociación ASPANOGI, a favor de las familias con niños con cáncer de Gipuzkoa.

¿Nos ayudamos a cuidarnos?

Seguir leyendo “Seguimos Cuidándonos”

Anuncios

Emociórganos

Ya venían diciendo los Griegos y los Chinos que las disfunciones de los órganos tenían que ver con alteraciones emocionales, y si esto se prolongaba dando lugar a desequilibrios se producía la enfermedad.

Son muchas las definiciones de emoción que he leído y pocas las que me han gustado, así que me ha parecido bien dejarlo en: reacción psico-fisio-lógica que representa modos de adaptación a los distintos estímulos que recibe un individuo. De esta manera, no categorizamos ni si es una emoción ”buena”o ”mala” como he leído en muchas descripciones, ya que se puede afirmar que todas son positivas, con mesura claro

Pensando un poco en los dichos que se decían antes, esta idea de que las emociones y los órganos tienen puntos en común no es tan descabellada:

– Me pones del higadillo- me estás poniendo nervioso, me irritas.

– Tengo un nudo en la garganta- cuando tenemos ansiedad, miedo al porvenir, situaciones de alarma.

También es curioso la representación del miedo en los niños: se hacen pis encima…

Otro ejemplo son las mariposas en el estómago típicas de cuando nos enamoramos. Éstas tienen que ver con la serotonina, la famosa hormona de la felicidad que es liberada en el sistema digestivo durante esas fases de euforia, que ponen nuestro cuerpo en alerta.

 

Cuadro informativo de los órganos y las emociones

A veces, somos capaces de describir y percibir antes un dolor físico que un estado emocional turbulento. Por eso, sería estupendo que nos parásemos a pensar y escuchar a nuestro cuerpo, a nosotros mismos, lo que nuestra cabeza nos dice pero no le queremos hacer caso. De este modo, a través de la escucha a nuestro cuerpo, podemos prevenir muchas de las alteraciones que sufrimos. Es cierto que hay órganos que no se sabe que tienen una disfunción hasta que no nos hacemos análisis y/o cuando ya la enfermedad está en nosotros, pero por suerte, normalmente el cuerpo suele dar alguna pista de qué es lo que no está funcionando bien: dolores musculares o articulares, alteraciones digestivas… etc.

Es decir, a través de los síntomas físicos descubrir tus emociones y con ello, mejorar tu estado de bienestar.

 

Dancing Queen

Imagínate un disco con unas cuantas canciones, tus canciones. De todos los estilos de música, de todos los cantantes y que te produzcan todo tipo de sensaciones: enamorarte, gritar, reír, bailar, llorar, motivarte, emocionarte…

1078995_10151847313130815_49951030_o

Se puede ver la vida como distintas canciones que van sonando mientras vamos caminando. Va pasando el tiempo, y en cada época nos acompaña una melodía que a veces es alegre, a veces es triste, pero siempre nos hace sentir algo.

En muchas ocasiones recordamos aquellas notas que escuchábamos hace un tiempo, y nos remueven, nos hacen volver a sentir aquellas emociones, nos hacen revivir esos momentos. Hay canciones que te gustarán para siempre, otras que cambiarás nada más empiecen a sonar… si pudiéramos hacer lo mismo con los momentos y darle al siguiente tantas veces como haga falta hasta encontrar uno que nos guste… ¿Y si esto no se aleja tanto de la realidad?

Cada cual decide su momento actual, cada cual decide cuando continuar y luchar, cuando cambiar, cada cual decide si quedarse quieto dejando que el tiempo pase, como la música, le guste lo que está escuchando o no…

Con esto me refiero a que está en las manos de cada uno elegir un camino u otro cada día, elegir si lo que hacemos hoy nos servirá para mañana, o si por el contrario sólo nos hará arrepentirnos o quedarnos en el mismo punto en un futuro. Por supuesto, también nos encontramos con interferencias que hacen que las cosas cambien un poco, o incluso un mucho, pero aún y todo, está en nuestras manos conseguir salir airosos: danzando, bailando y brincando a cada paso.

Si no puedes elegir la música que suena en tu vida, elige como la bailas.

15932_165565607411_180077_n

Mi propio experimento… GRACIAS!

Según el vídeo, mostrar gratitud y ser capaces de expresarla a las personas que han tenido un peso importante en nuestra vida produce que las hormonas de la felicidad se disparen.

Pocas son las ocasiones en las que lo hacemos, y normalmente cuando surgen suelen ser momentos extremos o situaciones ”especiales”. ¿Y por qué no lo hacemos más a menudo? ¿Será por miedo a mostrar nuestros sentimientos? ¿Timidez? ¿Inseguridad por lo que pensarán de nosotros?

Sea como sea, creo que a todo o casi todo el mundo le gustaría que le dijeran que ha tenido un valor especial en la vida de un amigo, un hermano, un hijo… así que olvidémonos de lo que pensarán y hagámoslo, seamos agradecidos con los que han marcado nuestras vidas y dejemos que nuestras hormonas de la felicidad se disparen!

Mi madre es una bellísima mujer, para mi: LA MÁS! La más graciosa, la más fuerte, la más loca, la más guapa…  Nos has mimado con tu cariño tan especial, nos has cuidado cada día y muchas veces te has hasta olvidado de ti misma por cuidarnos. Lo has dado todo por nosotras. Nos has hecho llorar, reír hasta llorar, hacernos pis de reír… nos has hecho ser las mujeres que somos ahora, y al ver a mis hermanas sólo te puedo decir que lo has hecho maravillosamente bien. Eres atenta, ingeniosa, lista como tu sola, intuitiva… pero sobretodo eres una persona excepcional. Sabes escuchar, aconsejar, luchar, tranquilizar. Sabes ser como a todo el mundo nos gustaría ser, así que no tengo más que palabras de orgullo y agradecimiento por todo lo que has hecho por nosotras, por querernos tal y como somos y por enseñarnos siempre el mejor camino, dejándonos escoger por nuestra cuenta. Gracias por cuidarme cada día de mi vida!!

Te quiero con locura Ama!

El efecto Mariposa

El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo

Así es, el más mínimo cambio en el medio, en tu rutina, en tus hechos… hasta una simple palabra, puede cambiar tu vida o la de otras personas.

Edward Loren lo planteó así: dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. 

Desde hace tiempo que lo pienso y cada día que pasa cobra más sentido. Una respuesta acertada, un acto de generosidad o por el contrario: unos malos resultados, inesperados, injustificados… pueden cambiar muchas vidas. Y esto pasa, te pasa a ti, me pasa a mi, y le pasa al vecino. A todos nos han llegado tanto buenas como malas noticias que han cambiado nuestras vidas en cuestión de segundos. Ante las primeras solemos actuar mejor, bueno quizás simplemente sabemos cómo actuar: felicitaciones, festejos, risas… Pero ¿y ante las segundas?

Las primeras sensaciones suelen ser incredulidad, sollozos, miedo… En definitiva: “venidas abajo”. En mi opinión, son cosas que también hay que sentir para conocernos un poquito mejor y estar atento a nuestro cuerpo, que es MUY sabio y ante cualquier situación desconocida se altera. Además, muchas veces sirven como forma de desahogo para que, después, podamos pensar desde un estado más tranquilo y averiguar de qué manera se puede resolver esta nueva situación. Y si no se puede resolver, cómo podemos hacer para volver (o comenzar) a disfrutar de lo que tenemos en este momento.

Y así, sin darnos cuenta y con pequeños cambios positivos cada día o incluso cada momento, volver a cambiar el rumbo de nuestras vidas: aceptando, asumiendo y superándonos cada día.

En resumidas cuentas: hacer de los aleteos ráfagas a favor para ir más allá de lo que somos hoy.

Miradas…

Hay miradas que matan, que enamoran, que te ponen los pelos de punta. Hay ojos que sonríen, otros que piden besos y abrazos, y otros que te comen con sólo coincidir con ellos, y es que ¿quién no ha sentido en el metro, en el gimnasio, por la calle… algo inexplicable al corresponder a una de esas miradas que lo dicen TODO?

Con los ojos se pueden expresar tantísimas cosas: pasión, alegría, deseo, complicidad… Sin duda es una de las partes del cuerpo que más atención deberíamos prestar al tratar con alguien porque, a nada que estés un poco atento, puedes captar cantidad de señales.

Soy de las personas que piensa que una mirada para ser bonita no tiene por qué tener colores espectaculares o inusuales, una mirada para ser bonita tiene que transmitir. Transmitir emociones, transmitir lo que no se dice con palabras, brillar, conseguir llegar a través de ella un poco más a la persona. Los niños suelen tener miradas tan bonitas por eso, porque sólo con los ojos tienen que decir prácticamente todo hasta que aprenden a hablar.

Y es que la mirada refleja cómo se siente uno. Si te sientes bien, contento, tus ojos lo dicen todo, brillan de forma especial. Al ser amable, sincero, divertido, al estar a gusto con alguien, si realmente lo sientes así, eso será lo que transmitirás. Así que la próxima vez que quedes con alguien, que tengas que hablar ante un público, incluso que alguien te atraiga, realmente apasiónate por lo que dices, haz que a ti mismo te resulte interesante y sobretodo fíjate en los ojos de los demás, ya que con lo que transmiten podrás cambiar tu discurso o darle un nuevo rumbo a la conversación.

z4

SERENIDAD

SERENIDAD

Piensa en una sensación que te relaje, que te haga sentir bien, estar en armonía contigo mismo. Hoy en día, me parece esencial la capacidad de calmarnos y tranquilizar a los demás. Si se es capaz de controlarse, de no perder los papeles, aún en las situaciones difíciles, se tiene mucho camino recorrido.

A veces se hace bastante cuesta arriba poder sobrellevar los cambios externos, las relaciones, el trabajo… Esto suele afectar bastante a nivel mental y por lo tanto a nuestra salud: nos sentimos más impotentes, sin autoestima, sin ganas y cansados, incluso enfermamos muchas veces.

Pero cuando dominamos las situaciones, las cosas suelen salir mejor. Desde la serenidad, desde el sosiego, desde un estado tranquilo y en equilibrio se pueden controlar muchas mas cosas, se piensa con más claridad y con más cabeza.

Además, una de las cosas que más conquista al resto de la gente es el poder absorber o percibir la energía positiva del que tienes a tu lado. Que uno pueda mirar a su lado y decir: ”qué a gusto estoy” porque sabes que, incluso si algo se tuerce, esa persona te va a dar tranquilidad y armonía, que no va a perder los estribos ni va a dejar que tu los pierdas, aunque se esté en la más loca de las aventuras.

Así que la siguiente vez que tengas que tomar una decisión importante, que algo te enfade, que las cosas no salgan como habías pensado… Tranquilízate, respira e intenta ver las cosas desde otro punto de vista. Si notas que te bloqueas despéjate, tómate tu tiempo para pensar y calmarte, y después retoma la situación. Ya que no podemos controlar todo lo que pasa en nuestra vida, intentemos controlar las actitudes que tomamos en ella.

” Cuanto más tranquilo se vuelve un hombre, mayor es su éxito, sus influencias, su poder. La tranquilidad de la mente es una de las bellas joyas de la sabiduría.” James Allen

10464266_10152976757276038_3535418291699903869_n

Y como consejo personal, procura no levantar la voz, que se puede decir lo mismo desde un tono firme y neutro. Además SIEMPRE se escucha, se comprende y se recibe mejor.